pasado maya

Tecnología de Estados Unidos ayuda a desenterrar el pasado maya

Una vista del Tikal generada con láser, de uno de los centros urbanos más grandes de la antigua civilización maya en lo que hoy es el norte de Guatemala. (© Estrada-Belli/PACUNAM)

Los arqueólogos han utilizado la tecnología de láser, elaborada en un principio por los ingenieros de la NASA en la década de 1970, para descubrir una antigua civilización maya oculta en las densas selvas de América Central.

Composición de edificios que surgen por encima de una cubierta boscosa y mapa del escenario hecho con láser (© Estrada-Belli/PACUNAM)

Arriba: Vista del centro de Tikal. Abajo, la misma vista recreada con “lidar” mostrando los mapas de templos, palacios y canales, ocultos debajo de unos árboles. (© Estrada-Belli/PACUNAM)

“Finalmente pudimos contar una mejor idea de la arqueología maya, que había estado oculta bajo la selva durante mil años”, dijo Francisco Estrada-Belli, un arqueólogo en la Universidad de Tulane, en Luisiana.

Él es uno de los académicos en un equipo internacional, la mitad de universidades estadounidenses, que participan en el descubrimiento de más de 61.000 estructuras antiguas, utilizando la tecnología para hacer mapas con láser, conocida como lidar (abreviatura en inglés de “detección de luz y alcance”), un instrumento que lanza rayos de luz desde el aire a objetos en la tierra, y mide la distancia. Una vez con los puntos de la medida se procesan en una computadora, esta genera un mapa del paisaje.

“Básicamente se trata de deforestar digitalmente a la selva”, dice Thomas Garrison, un colega de Estrada-Belli en el Colegio Universitario de Ithaca, en el estado de Nueva York. La NASA sigue utilizando al lidar en la actualidad para estudiar la atmósfera.

La civilización maya floreció entre los años 1000 a.C. y 1500 d.C. en las regiones de tierras bajas conocidas hoy como Belice, Guatemala, Honduras y el sur de México.

Nueva información

El estudio, que tiene el apoyo de Fundación Pacunam de Guatemala, descubrió amplios sistemas de carreteras mayas, estructuras defensivas y sistemas agrícolas capaces de alimentar a una población que hoy se supone cuatro veces más grande de lo que se pensaba anteriormente. Esa población, indicó Garrison, llegó a alcanzar once millones de personas alrededor del año 800 d.C.

Mapa de paisaje hecho con láser (© Thomas Garrison/PACUNAM)

Una imagen procesada con “lidar” revela las firmes fortalezas de la antigua ciudad de El Zotz, rival político de su vecino Tikal. (© Thomas Garrison/PACUNAM)

“Me sorprendió el ver el alcance con el que los Mmayas manipularon cada pulgada del paisaje. Es el entorno mejor domesticado y optimizado que nunca había visto. No creo que nadie esperase ver eso”, dijo Estrada-Belli.

“La arqueología Maya nunca ha de ser la misma, de la misma manera en que la astronomía cambió con el telescopio Hubble”.

~ Francisco Estrada-Belli

Aunque durante muchos años la densidad de la selva dificultó la tarea de los arqueólogos, también permitió la preservación de la antigua civilización.

Mapa de América Central con áreas marcadas (© MARI GIS Lab)

Los bloques muestran las áreas revisadas con el “lidar” aerotransportado en relación al área conocida como las tierras bajas mayas (circuladas). (© MARI GIS Lab)

Estrada-Belli destacó la cantidad de los muchos lugares mayas muy fortificados. “Me parece que también los ocupaban enormes ejércitos. Este es uno de los muchos descubrimientos que han modificado nuestras antiguas suposiciones sobre los mayas”, dijo.

El estudio reveló que la población maya era mucho mayor que la población actual, dijo Garrison, y destacó que “esto es interesante porque muestra que posiblemente las prácticas agrícolas que tenían eran más sostenibles que cualquier otra práctica de la actualidad”.

Un mapa del pasado que hoy sirve como guía

Entender cómo utilizaba la gente los paisajes tropicales es importante para los expertos en temas de los mayas, debido a lo que soportan las áreas tropicales en el clima y los ecosistemas de hoy día. Estos fueron lugares que parecen haber sido manejados con mucho éxito por la población en el pasado, posiblemente mejor que lo que hoy estamos haciendo”, dijo Garrison.

En las tierras bajas de los mayas los sistemas agrícolas incluían enormes terrazas, pantanos recuperados y elaborados sistemas de canales. Los próximos pasos para el equipo de académicos es entender en el terreno como manejaban el paisaje esos pueblos.

Aunque la tecnología del lidar ha mejorado el conocimiento sobre los mayas “también eso los hace más misteriosos de alguna manera. Hay que suponer que hay mucho más de lo que hemos estudiado”, dijo Garrison.

campus

El mundo viene a Estados Unidos a estudiar

El mundo viene a Estados Unidos a estudiar [infografía]

Casi 1,1 millones de estudiantes internacionales, una cifra récord, asisten a colegios y universidades estadounidenses, la mayoría atraídos por programas excelentes en ingeniería, ciencias, matemáticas e informática, así como títulos en negocios que son un pasaporte para el éxito en el mundo empresarial.

Sin embargo, vienen también a prepararse en carreras en muchas otras profesiones, como artes escénicas, estudios jurídicos, arquitectura y cómo combatir incendios.

Gráfica de cuatro secciones que muestra las tendencias de los estudiantes extranjeros, principales lugares de origen, principales campos de estudio y gastos hechos en Estados Unidos por los estudiantes internacionales (Depto. de Estado/L. Rawls)
(Gráficas: Depto. de Estado/L. Rawls)

Con motivo de la Semana de la Educación Internacional, el Departamento de Estado de Estados Unidos y el Instituto de Educación Internacional (en inglés) publicaron el 13 de noviembre “Open Doors 2018” (Puertas Abiertas 2018), su censo anual de estudiantes.

Los estadounidenses también están muy interesados en los estudios internacionales, y una cifra récord de 332.727 estudió en el extranjero.

Los estudiantes internacionales de las universidades de Estados Unidos provienen de 200 países.

Mientras que los estudiantes se dividen entre 4.000 instituciones de educación superior en Estados Unidos, el 10 por ciento se puede encontrar en ocho grandes campus de investigación donde las matriculaciones internacionales superan las diez mil. La Universidad de Nueva York (17.552) y la Universidad del Sur de California (16.075) son las que más atraen.

Los colegios universitarios estadounidenses reciben con beneplácito a estos estudiantes por las contribuciones que hacen en el salón de clases y en los laboratorios de investigación y también por el dinero de sus matrículas.

“Estados Unidos es el líder mundial en la acogida de estudiantes internacionales talentosos”, dijo Marie Royce, secretaria de Estado adjunta para Asuntos Educativos y Culturales. Estados Unidos atrae el doble que su rival más cercano, el Reino Unido.

Los estudiantes internacionales no sólo “participan con sus compañeros de clase estadounidenses y mejoran el ambiente de aprendizaje en el campus”, dice Royce, sino que también “se llevan a casa la experiencia estadounidense, que sirve para fortalecer la sociedad civil y las instituciones democráticas en sus propios países”.

El Departamento de Estado emplea a 550 asesores en 430 centros Education USA(en inglés) en el extranjero para proporcionar orientación gratuita a los futuros estudiantes y sus familias.

Para los estudiantes universitarios, la educación superior estadounidense ofrece dos diferencias concretas de las instituciones de su país de origen. Las universidades estadounidenses permiten a los estudiantes seleccionar una gama más amplia de cursos antes de decidirse por una especialización.

Organizan oportunidades de investigación y pasantías y ofrecen una gran cantidad de actividades extracurriculares y oportunidades de hacer de voluntario.

Beatriz Gil González de 21 años y de Barcelona (España), recientemente llegó a ser la primera estudiante extranjera elegida presidenta del cuerpo estudiantil en la Universidad de Rochester.

Gil comenta que siempre ha querido ser diplomática y está estudiando ciencias políticas y economía como concentraciones principales, y a la vez también idioma chino y relaciones internacionales como concentraciones secundarias.

Llegó a Rochester entusiasmada por participar en las actividades del campus universitario e indicó que todas esas experiencias le han hecho ampliar mucho su desarrollo como persona y no solo sus estudios.