10 jovenes lideres

Conozca a 10 jóvenes sorprendentes, le inspirarán (premio “líderes emergentes”)

Diez personas posan para una foto sentados en un banco (Depto. de Estado/D.A. Peterson)

Los galardonados, la mayoría de los cuales visten trajes típicos de sus países o en homenaje a su patrimonio cultural (de izda. a dcha.): Ece Çiftçi de Turquía; Diovio Alfath de Indonesia que lleva un tejido tenun tradicional sobre el traje; Nancy Herz de Noruega vestida con un caftán árabe que representa sus antecedentes libaneses; Isasiphinkosi Mdingi de Sudáfrica vestida con el atuendo tradicional de los xosas; Firuz Yogbekov de Tayikistán con sombrero de la región de Pamir (no se ve en la imagen); Sara Abdullah Abdulrahman de Iraq con ropajes curdos; José Rodríguez de Panamá en atuendo “congo” de la provincia de Colón, descalzo y con el rostro pintado en celebración de los antepasados africanos; Zina Salim Hassan Hamu de Lituania en traje yazidí; Tanzil Ferdous de Bangladés vestida con un sari jamdani; y Dania Hassan de Pakistán con un shalwar kameez. (Depto. de Estado/D.A. Peterson)

Una reportera fotográfica que documenta la difícil situación de una minoría religiosa en Iraq, un educador que aporta sus conocimientos científicos a los más desfavorecidos en América Latina y una defensora de las mujeres que utilizan las redes sociales para denunciar las agresiones sexuales en Sudáfrica.

Ellos y otros siete responsables del cambio están visitando Estados Unidos, donde su trabajo está ganando reconocimiento y donde están haciendo contactos con expertos con la esperanza de avanzar en más éxitos.

El Departamento de Estado rindió homenaje a los 10 líderes emergentes en una ceremonia celebrada el 2 de mayo en Washington. Fueron citados por promover la paz y crear oportunidades para los desfavorecidos. Pasarán dos semanas en Estados Unidos compartiendo sus historias y aprendiendo de los expertos así como unos de otros antes de regresar a sus países de origen.

Bangladés

Tanzil Ferdous (Foto cedida)

Tanzil Ferdous (Foto cedida)

Tanzil Ferdous, de 24 años, anima a los jóvenes a trabajar como voluntarios en sus comunidades para no seguir el extremismo y para proteger a los refugiados  rohinyás de la violencia en Bangladés.

Indonesia

Diovio Alfath (Foto cedida)

Diovio Alfath (Foto cedida)

Diovio Alfath, de 23 años, defiende los derechos de las comunidades indígenas en Yakarta. Creó un manual con contactos legales y para casos de emergencia para minorías religiosas, étnicas y raciales.

Iraq

Primer plano de Sara Abdullah Abdulrahman (Foto cedida)

Sara Abdullah Abdulrahman (Foto cedida)

Sara Abdullah Abdulrahman, de 21 años, dirige un grupo de voluntarios en Kirkuk que promueve la coexistencia pacífica de personas de diferentes entornos, incluyendo personas desplazadas retornadas.

Lituania

Zina Salim Hassan Hamu con una cámara frente a unas carpas (Foto cedida)

Zina Salim Hassan Hamu (Foto cedida)

Zina Salim Hassan Hamu, de 21 años, utilizó su destreza como reportera fotográfica para amplificar el clamor de la minoría yazidí de Iraq tras haber sido testigo presencial del genocidio de muchachas yazidíes por parte de ISIS.

Noruega

Primer plano de Nancy Herz (Foto cedida)

Nancy Herz (Foto cedida)

Nancy Herz, de 21 años, es una activista de derechos humanos que defiende un papel de género menos restrictivo para la mujer. Es coautora del libro Shameless (“Sin vergüenza”) sobre el control social negativo de las niñas.

huellas

¿Cómo puede un número de teléfono parar a un terrorista?

huellas2

Los funcionarios de aduanas de Estados Unidos descubrieron algo sospechoso durante una revisión de rutina de los datos de reservas de vuelos en 2014. Un ciudadano yemení tenía previsto viajar de Arabia Saudita a Washington, y su número de teléfono y correo electrónico estaban vinculados a un presunto terrorista. Investigaron mejor y confirmaron la conexión.Más tarde, el Departamento de Estado revocó el visado del viajero y la aerolínea le prohibió volar. Datos como este son cruciales en el esfuerzo mundial para impedir que los terroristas crucen fronteras.

“Todos tenemos que detener estas amenazas antes de que lleguen a nuestras costas”, dijo el embajador Nathan Sales, coordinador del Departamento de Estado para la lucha contra el terrorismo, a principios de este año.

Estados Unidos lideró la negociación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que requiere que los 193 miembros de la ONU recopilen más datos, incluidas las huellas dactilares, y que alienta a los países a compartir la información para evitar que los terroristas aborden aviones, crucen fronteras o utilicen rutas de viaje enrevesadas para evitar ser detectados. Este enfoque coordinado proporciona a los países “un nuevo conjunto de herramientas para hacer frente a la amenaza terrorista en evolución”, dijo Sales. La resolución se conoce como RCSNU 2396.

Específicamente, todos los miembros de la ONU están obligados a:

  • Recolectar datos “biométricos”, tales como huellas dactilares, para identificar terroristas.
  • Crear listas de observación o bases de datos de terroristas conocidos o presuntos.
  • Utilizar datos de reservas de las aerolíneas, incluyendo nombres, números de teléfono e itinerarios de viaje para identificar terroristas previamente desconocidos.

Estados Unidos ha estado usando estas herramientas durante años. Por ejemplo, permitieron que Estados Unidos identificara en 2017 a 134 terroristas conocidos o presuntos que viajaban a otros países al compartir sus huellas dactilares con otros países.

Para asegurar de que los sistemas de vanguardia funcionen a nivel global, la coordinación internacional es clave, dijo Sales.

Un buen ejemplo de esto fue ilustrado en 2014 cuando un aliado de Estados Unidos envió a Estados Unidos una solicitud de identificación de huellas dactilares para un ciudadano de Sri Lanka que estaba solicitando asilo. Estados Unidos encontró que las huellas coincidían con las de un terrorista conocido o presunto. En consecuencia, se le denegó el asilo.

“Los terroristas endurecidos en la batalla se dirigen a sus lugares de origen desde zonas de guerra o causan estragos en terceros países”, dijo Sales a principios de este año. Soldados recopilan datos biométricos en el campo de batalla: huellas dactilares de las casas seguras de ISIS, artefactos explosivos improvisados sin detonar y combatientes extranjeros capturados. Los datos pueden ayudar a bloquear los viajes de terroristas conocidos o presuntos.

Sales instó a los países a “derribar los muros que impiden que las autoridades intercambien datos contra el terrorismo entre sí”. Indicó que Estados Unidos está listo para ayudar a los socios que carecen de los recursos o la capacidad para implementar la resolución de la ONU.

“Nuestros adversarios evolucionan constantemente, y Estados Unidos y nuestros socios deben evolucionar con la misma rapidez”, dijo.